Testimonio: Mujer con Depresión

Nunca fui muy activa ni de niña, en la adolescencia empecé a sentirme muy deprimida y sin ganas de hacer cosas. Los amigos me ayudaban a no estar encerrada en mi casa, la escuela la fui llevando sin entusiasmo, solo como una obligación.

Cuando llegó el momento de elegir carrera, yo no sabía lo que quería estudiar, hable con mis padres y me dieron oportunidad de que esperara un año para decidirme. También les pedí tomar una terapia porque me sentía muy mal, triste y sin entusiasmo. Ese fue el principio de una larga búsqueda de terapias que me pudieran ayudar con todo lo que me estaba pasando. Tomé terapia psicológica, psicoanálisis, gestalt, psicocorporal, etc. todas me ayudaron, en su oportunidad, a superar las situaciones del momento y a entender la repetición de patrones familiares.

Pero la depresión y la tristeza continuaban: cuando se agudizaban, había días enteros en los que no salía de mi cama, no contestaba el teléfono y  solo dormía, cumplía con las obligaciones mínimas para salir del paso. En algunas ocasiones me sentía con mucha energía y con ganas de hacer muchas cosas, pero esa situación duraba pocos días y regresaba la depresión.

Tuve la fortuna de asistir a un evento donde dieron una conferencia del modelo terapéutico de la Biomnémica. Al escuchar en qué momento se graba la memoria celular (durante la gestación), recordé que mi madre me relató cuando estaba embarazada de mí hubo muchas complicaciones y que además nací prematura.

Pensé que ahí podría estar mi gran problema y es así como inicio terapia. A los pocos meses comencé a sentir que mi energía mejoraba y mi estado de ánimo de tristeza ya no estaba permanente. Continúe durante un par de años y mi vida se transformó totalmente. Ya no tengo depresión y los episodios de  hiperactividad también bajaron. Hoy siento un buen nivel de energía que me permite hacer muchas cosas todos los días, tengo vida social con más actividades, me gusta mi trabajo y lo disfruto mucho. Otros aspectos de mi vida mejoraron como las relaciones, el sobrepeso, insomnio, etc.

Soy afortunada de haber encontrado la terapia Biomnémica pues resolvió muchas cosas en mi vida que no me permitían estar  y sentirme bien.