Caso : Hombre de 40 años

Es un hombre de 40 años, que tiene dos años de casado y planean tener un bebé próximamente. Se angustia mucho con los problemas de dinero y al pensar en tener un bebé se incrementa. Está muy preocupado por la cuestión económica y al platicar con su esposa le dice: siento que trabajo mucho y que no me alcanza, que no tengo el suficiente dinero para los gastos y los que se vienen con el bebé, otra boca que alimentar, la esposa le dice que lo van a resolver, él le contesta no se qué hacer, la esposa le propone soluciones y lo trata de tranquilizar pero no lo logra.

Él decide tomar terapia Biomnémica para que le ayude con esa sensación de angustia que le genera el no tener suficiente dinero y la posibilidad de que un bebé viniera en camino. Físicamente siente mucha presión en el pecho, los brazos adormecidos y debilidad.

Durante el proceso terapéutico menciona que sus papás siempre tenían problemas de dinero, que fue el menor de cuatro hermanos. Menciona que él ya no estaba planeado y la situación económica que pasaban era muy mala. Las discusiones entre sus padres eran así:

La mamá estando embarazada de él decía que no tenía suficiente dinero para pagar todos los gastos, el papá le contestaba: yo trabajo mucho para traer este dinero a la casa y la mamá responde: no nos alcanza, no es suficiente, viene otra boca que alimentar ¿qué vamos hacer?

Es por ello que ahora ante una situación similar en su vida, a él se le despiertan estas memorias de cuando sus papás discutían por la falta de dinero; y su comportamiento desproporcionado es el sentir que trabaja mucho, lo cual le genera frustración porque a pesar de eso no le alcanza y nunca es suficiente el dinero que tiene, y le causa angustia tener a un bebé porque es otra boca que alimentar. De la misma manera el lenguaje de no saber qué hacer, lo lleva a no saber cómo resolver la situación a pesar de que su esposa le da soluciones y lo trata de tranquilizar.

Debido a esas sensaciones de angustia, fue al médico pensando que podría estar mal del corazón, le hicieron estudios y todo resultó normal, a pesar de que los síntomas continuaban.

Durante la terapia Biomnémica, repite el lenguaje presente en las discusiones que tenían sus padres, revive las sensaciones de dichos eventos, sintiendo la presión en el pecho, adormecidos los brazos y la debilidad. Así se libera esta información y se sana la memoria celular. Dando como resultado, que ya no se angustia y ahora ya sabe qué hacer para mejorar su situación económica y por lo tanto la posibilidad de tener un bebe ya no le genera problema.